FORMULARIO DE ADHESIÓN A LA LEI




Liga de Editores Independientes (LEI)

La Liga de Editores Independientes (LEI) de México es un colectivo de profesionales del libro abierto a la participación de todas las editoriales independientes radicadas en México con el objetivo de promover la bibliodiversidad, la pluralidad, la equidad, el respeto, la irrestricta libertad de expresión y el 𝘧𝘢𝘪𝘳 𝘴𝘱𝘦𝘦𝘤𝘩. Busca impulsar acciones colectivas que generen espacios de difusión, exhibición, distribución y venta de sellos independientes. Por lo mismo, se plantea como objetivo vincularse con el canal de venta en general y las librerías independientes en particular para crear sinergias editor-librero. Parte de la necesidad de crear espacios de análisis, reflexión y discusión sobre el presente y futuro del libro y la lectura. Busca enlazar a todos los actores culturales, gremiales, académicos y sociales relacionados con el libro y la lectura y participar de manera activa en las instituciones establecidas para hacer escuchar la voz de la edición independiente. Por su carácter, se adhiere a los principios emanados de las declaraciones de la Alianza Internacional de Editores Independientes y hace suyas las siguientes definiciones:

𝗘𝗱𝗶𝘁𝗼𝗿 𝗶𝗻𝗱𝗲𝗽𝗲𝗻𝗱𝗶𝗲𝗻𝘁𝗲. Es un editor “de creación”: mediante sus decisiones editoriales, muchas veces innovadoras, su libertad de expresión y los riesgos editoriales y financieros que asume, este editor participa en el debate de ideas y la emancipación y el desarrollo del espíritu crítico de los lectores. Por eso es un actor principal de la bibliodiversidad. Para abarcar en su complejidad y sus realidades diversas la noción de editor independiente, es preciso tener en cuenta tanto el entorno socioeconómico, como la perspectiva histórica y el contexto político. El editor independiente concibe su política editorial en plena libertad, de modo autónomo y soberano. No es el órgano de expresión de ningún partido político, religión, institución ni grupo de comunicación o empresa.

𝗕𝗶𝗯𝗹𝗶𝗼𝗱𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱. Es la diversidad cultural aplicada al mundo del libro. Haciéndose eco del término biodiversidad, se refiere a una necesaria diversidad de las producciones editoriales que se ponen a disposición de los lectores. Si bien los grandes grupos participan de una cierta diversidad editorial por la importancia cuantitativa de su producción, eso no alcanza para asegurar la bibliodiversidad, la cual no se mide únicamente por el número de títulos disponibles. Aunque cuiden del equilibrio económico de su editorial, los editores independientes se preocupan ante todo por los contenidos. Sus libros aportan una mirada y una voz distintas, en paralelo a la propuesta editorial más estandarizada de los grandes grupos. La producción editorial de los editores independientes y los canales que privilegian para difundir sus libros (librerías independientes, por ejemplo) son por ende imprescindibles para preservar y enriquecer la pluralidad y la difusión de las ideas.

𝙁𝙖𝙞𝙧 𝙨𝙥𝙚𝙚𝙘𝙝. La noción de equidad de expresión (𝘧𝘢𝘪𝘳 𝘴𝘱𝘦𝘦𝘤𝘩) completa la idea de libertad de expresión (𝘧𝘳𝘦𝘦 𝘴𝘱𝘦𝘦𝘤𝘩). En efecto, en un contexto de concentración de los medios de comunicación, los poderes dominantes (políticos, económicos, religiosos, ideológicos, etc.) son los más representados y los más escuchados. El 𝘧𝘢𝘪𝘳 𝘴𝘱𝘦𝘦𝘤𝘩 incentiva la equidad de palabra para que todas las otras voces, a menudo marginadas o censuradas, sean escuchadas. El 𝘧𝘢𝘪𝘳 𝘴𝘱𝘦𝘦𝘤𝘩 defiende, por consiguiente, un acceso equitativo a la expresión (por ejemplo, para las mujeres, los grupos históricamente marginados, etc.), lo cual permite una verdadera diversidad de voces. Esta noción fue creada por Betty McLellan en 𝘜𝘯𝘴𝘱𝘦𝘢𝘬𝘢𝘣𝘭𝘦 (Spinifex Press, 2010, Australia), y promovida por Susan Hawthorne en 𝘉𝘪𝘣𝘭𝘪𝘰𝘥𝘪𝘷𝘦𝘳𝘴𝘪𝘵𝘺: 𝘈 𝘔𝘢𝘯𝘪𝘧𝘦𝘴𝘵𝘰 𝘧𝘰𝘳 𝘐𝘯𝘥𝘦𝘱𝘦𝘯𝘥𝘦𝘯𝘵 𝘗𝘶𝘣𝘭𝘪𝘴𝘩𝘪𝘯𝘨 (Spinifex Press, 2014, Australia).



1200 carácteres restantes